Para el tratamiento de enfermedades cardiorespiratorias (EPOC) hay buenos resultados con Electroestimulación Neuromuscular (NMES) en una etapa muy temprana de rehabliatación, ya en la UCI.  
El objetivo del tratamiento es fortalecer los músculos del cuádriceps y los músculos de la pantorrilla de ambas piernas. El enfoque positivo de NMES radica en el hecho de que ya en la cama, los pacientes pueden trabajar en su fuerza muscular para comenzar la rehabilitación activa, pero antes que nada para poder hacer una transferencia fácil de la cama a una silla y a la posición de pie.

Se colocan un total de ocho electrodos desechables EN-Trode (desechables debido a la higiene - uso individual del paciente) en los músculos objetivo (cuatro electrodos en cada pierna): dos pares de 8 x 12 cm en los músculos cuádriceps y dos pares de 4 x 6 cm en los músculos de la pantorrilla. Los electrodos en los músculos cuádriceps se colocan transversalmente 5-10 cm distal al pliegue inguinal y 4-8 cm proximal a la rótula.


Los electrodos en los músculos de la pantorrilla se colocan longitudinalmente en la superficie de los músculos gastrocnemios. Los mejores protocolos NMES están utilizando un pulso cuadrado bifásico simétrico con una duración del pulso de 400 µ seg. El tiempo de contracción es de 6 segundos con 8 segundos de relajación, excluyendo la aceleración de 1 segundo y la disminución de 1 segundo. Por lo tanto, la duración total del ciclo es de 16 segundos. Después de un calentamiento continuo de 3 minutos a 5 Hz, la intensidad se ajusta a la tolerancia individual durante cada sesión que dura 18 minutos. Las frecuencias utilizadas son 75 Hz (HF-NMES) o 15 Hz (LF-NMES)(12).

 

<< Regresar a la introducción Avanzar a la fase de rehabilitación >>

 

Cómo los equipos Enraf-Nonius pueden ayudar en la fase de Cuidado Crítico >>