Diversos estudios muestran que síntomas como debilidad muscular, dolor, trastornos cognitivos, delirio, ansiedad, depresión y trastornos de estrés post-traumático son el resultado directo de la enfermedad crítica.

La causa de la debilidad muscular puede ser tanto en el músculo (polimiopatía por enfermedad crítica) y en el nervio (polineuropatía por enfemedad crítica). Por motivo que estas condiciones a menudo suelen ocurrir simultáneamente y son difíciles de diferenciar, el término 'intensive care unit acquired weakness' (ICU-AW) – Debilidad adquirida en la unidad de cuidados intensivos – es usado. is used. Esta debilidad muscular afecta negativamente la recuperación del paciente conectado a la ventilación a corto y largo plazo.

El objetivo de NMES en estado des de enfermedad crítica y enfemedad avanzada (condiciones que incluyen EPOC (= Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, Insuficiencia Cardíaca Congestiva, septicaemia y conciencia reducida durante enfermedad crítica, malignidad y períodos de ventilación mecánica) es prevenir o revertir el desgaste muscular esquelético para personas que no pueden hacer ejercicio. La debilidad muscular y la fatiga impiden la capacidad de los pacientes para hacer ejercicio, se sabe que retrasan la extubación, extienden la duración de la estadía en la UCI y retrasan a los pacientes a lograr movilidad independiente y regresar a su antigua independencia(25).

Debilidad adquirida en la Unidad de Cuidados Intensivos es una condición común en pacientes con enfermedad crítica quien son asisitidos mediante ventilación mecánica por periíodos pronlongados de tiempo(27, 29).

Solo recientemente los estudios mecanicistas han demostrado que la atrofia muscular y la pérdida de masa muscular se desarrollan rápidamente durante una enfermedad crítica, a las pocas horas de que el paciente sea intubado y ventilado mecánicamente(28). Fisioterapeutas desempeñan un papel integral en la prevención y tratamiento de Debilidad muscular adquirida en la UCI (ICUAW) dentro de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), con estudios que muestran el beneficio de la movilización temprana y el entrenamiento muscular inspiratorio para pacientes en la UCI para mejorar la duración de la independencia funcional al recibir el alta hospitalaria(29 , 30). Más importante incluso, a medida que aumenta la supervivencia de la UCI, los fisioterapeutas tendrán un papel más importante en el manejo de la Debilidad adquirida en la UCI (ICUAW) después del alta de la UCI y el hospital.

Es por eso, esencia el prevenir la debilidad muscular lo ante sposible. Esto se puede hace rpor aplicar Electroestimulación Neuromuscular (NMES).

Esta forma de “electro ejercicio” (NMES) puede y debería ser aplicado desde el momento del ingreso en la UCI. Incluso cuando los pacientes en la UCI siguen siendo ventilados(26, 32, 33, 39).

El uso de Estimulación Eléctrica ha demostrado que mejora la fuerza muscular(34, 35). Además, se ha demostrado(34) que para lograr una tasa equivalente de fortalecimiento muscular, se debe usar una mayor contracción muscular durante el ejercicio voluntario que durante la Etimulación Eléctrica.  Se ha demostrado que el uso de la Estimulación Eléctrica  mejora la fuerza muscular(34, 35). Esto puede conducir a un aumento en la frecuencia cardíaca (FC), particularmente en personas de edad avanzada. Usando Estimulación Eléctrica, se puede alcanzar un grado similar de contracción muscular sin aumentar el trabajo cardiovascular(36)

Wageck et al (2014) concluyó que "NMES podría ser una intervención atractiva para pacientes críticos y podría tener la capacidad de mantener la masa muscular y la fuerza en la UCI".

Sillen et al (2014) reportó:  “Investigaciones previas han demostrado que NMES es igualmente efectivo como entrenamiento de fuerza en individuos severamente disneicos con EPOC y debilidad muscular para fortalecer los músculos cuádriceps y, por lo tanto, puede ser una buena alternativa en este grupo particular de pacientes. Anteriormente, estos pacientes no podían hacer ejercicio en una bicicleta o cinta de correr. El NMES y el entrenamiento de fuerza fueron efectivos para mejorar el rendimiento del ejercicio en individuos severamente disneicos con EPOC y debilidad del cuádriceps. NMES conduce a una mejora en la fuerza muscular y la resistencia en los músculos de las piernas, mejora la calidad de vida y la distancia a pie. Estos resultados son excelentes porque existe una gran demanda de nuevas formas de entrenamiento que no provoquen quejas de falta de aliento. La función pulmonar en sí misma no mejora por NMES. Pero al mejorar la condición de los músculos de las piernas, estos pacientes pueden hacer más en casa con menos quejas ".
 
Zanotti (2003) concluyó:  ‘pacientes atados en cama con EPOC grave y que todavía reciben ventilación mecánica invasiva, con marcada hipotonía y atrofia muscular periférica, la aplicación de Estimulación Eléctrica además de la Movilización Activa de Extremidades clásica, mejoró significativamente la fuerza muscular periférica y disminuyó el número de días necesarios para transferir de la cama a la silla. Esta técnica combinada fue bien tolerada y, en comparación con la Movilización Activa de Extremidades solamente, condujo a una reducción en Frecuencia Respiratoria. Los pacientes pudieron sentarse antes de lo habitual; Esto significa un aumento de la capacidad funcional y la mejora de la calidad de vida. La aplicación de Estimulación Eléctrica es segura, barata y confiable. Se puede realizar en cualquier entorno hospitalario, desde la UCI hasta la sala general, y probablemente podría acortar la duración de la hospitalización en pacientes con enfermedades menos graves’.

Lea más sobre CÓMO aplicar NMES con el Endomed